Vulneración de derechos a un usuario de perro guía en Buenos Aires

Vamos a exponer un ejemplo de una situación de conflicto producida por el incumplimiento de una de las leyes argentinas que comentábamos en la entrada anterior. Nos la envía Pablo B. G., un asiduo lector de este blog al que agradecemos su seguimiento y la aportación de su experiencia, animando también a otros blogueros a que nos remitan casos similares para contribuir a su denuncia y difusión.   Reproducimos el relato de Pablo B. G. que titula “Absurdo episodio”: “Soy invidente y usuario de perro guía desde hace varios años. El pasado junio estuve en Buenos Aires y, junto a unos familiares quisimos hacer una visita guiada por el Teatro Colón, principal coliseo argentino de música clásica y de ópera y uno de los más famosos del mundo; dada la importancia y el prestigio de dicha institución es lo que hace mas absurdo el episodio que me sucedió. Tras comprar las entradas para la visita nos disponíamos a acceder con uno de los grupos de personas que esperaban en el hall cuando se nos acercó un guardia que me sugirió que dejase a mi perro allí, con ellos en la entrada, y que me acompañaría un empleado del teatro para asistirme durante el recorrido. Lógicamente le dije que yo ni podía ni quería dejar a mi perro guía con desconocidos, que no necesitaba a ningún asistente ya que para eso estaba entrenado mi lazarillo y que esa discusión carecía de sentido porque, además, hay normativa al respecto que garantiza la entrada con estos animales a todas partes (Ley 2510 de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires). Al ver que era imposible convencer a ese señor de su error, le dije que deseaba hablar con un superior suyo o algún cargo directivo del lugar a lo que me respondió que él era el jefe de seguridad y el principal responsable en ese momento. Yo seguí explicándole mi situación y tratando de demostrarle su total desconocimiento  del asunto pero él insistía en su propuesta de manera bastante prepotente. Hay que decir que la actitud del resto de los empleados del teatro y de los demás visitantes fue muy positiva, apoyándome en todo momento, supongo que eso y mi insistencia en defender mis derechos, finalmente lo hizo desistir de su ridículo comportamiento y pude disfrutar del paseo. No obstante, al terminar la visita y cuando estábamos a punto de salir a la calle, fuimos abordados otra vez por ese individuo para seguir insistiendo en sus argumentos mostrándonos unos papeles que había imprimido y que, según él, eran copias de normativa referente a la tenencia de perros, intentando con esa documentación justificar sus razones para impedirme la entrada al teatro. Tras pedir que me leyeran todo aquello le demostré que ninguno de los textos que me entregó tenía nada que ver con la accesibilidad de los usuarios de perros guía a los lugares públicos, demostrando con ello además de una mala educación por el trato que me había dado también una enorme ignorancia y tozudez al seguir insistiendo en su error. Varios de los asistentes que habían compartido la visita conmigo también le recriminaron su conducta. Días después fui a presentar una queja ante el Gobierno de la ciudad y mandé otra a la página web del teatro para que informen debidamente a todo su personal y muy especialmente al jefe de seguridad, para que hechos tan absurdos y lamentables no vuelvan a repetirse.” Foto: Pablo B. G. y su perro guía Vid delante del Congreso de Buenos Aires.

Leave a reply

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR